Desde los 13 años trabajé en El Diario Austral de Temuco como tres años. Luego, por recomendación de su Gerente de Publicidad (del Diario Austral), trabajé hasta los 18 años en Establecimientos Gejman como publicista de la tienda por Departamento, dirigida por su dueño Pedro Gejman.

El tema es que mis avisos sobresalían del resto de los anuncios que publicaban las tiendas de la competencia. Todos eran en fondo negro y letras blancas, los míos eran con figuras graciosas y fondo blanco. Un día recibí una carta del Diario Clarín de Santiago. El sobre contenía dinero para los pasajes, un viático y alojamiento en el Hotel Crillón y me ofrecían trabajo de dibujante del Departamento de Publicidad. El sueldo era tres veces mayor, que el que ganaba. Se lo comuniqué a Gejman, quien me abrazo y me dijo: “Te deseo lo mejor. Si quieres regresar, las puertas están abiertas”.

Esa misma noche tomé el tren. Llovía torrencialmente y me quedé dormido. Desperté en Chillán y le pregunté al conductor cuanto faltaba para llegar a Santiago.

El conductor me miró y me dijo: “Recién vamos a mitad de camino”.

CREADOR DE CÓMICS ENTRETENIDOS

Llegamos a Santiago a las 7 AM. Esperé que se fuera toda la gente y bajé del tren, Solamente había una señora en el anden, me acerqué y antes de que le preguntara, ella me dijo: ”Tú eres Miguel. Te llevaré al Diario Clarín, te espera Murillo, su Director”.

En efecto, él me estaba esperando, me saludó y me dijo: “Qué bueno que viniste. Los dibujantes nuestros hacen lo mismo que en El Mercurio: los avisos en fondo negro y letra blanca. Te propuse para que vinieras porque eres creativo y tus dibujos son graciosos. Con los otros hemos perdido muchos clientes, una perdida enorme”. Le prometí seguir con algo diferente.
Cada día teníamos más avisos. Cuando llevaba como ocho meses, un día viernes recibo un telegrama que decía: “Preséntese el lunes a las 8 AM en Av. Santa María 076, 2° piso (ASUNTO: Trabajo)”. Se lo mostré a la Secretaria, y ella me dijo “Oye, eso es Zig Zag!!!”.

Tomé el telegrama y lo iba a romper, porque pensé que era una broma de los periodistas ya que ellos me decían: “Huasito, cuál es tu meta”. Yo les decía: “Trabajar en historietas en Zig Zag”, pero reaccioné y pensé que era mejor ir a la entrevista y si era broma, haría como si no hubiera ido.

Ese lunes llegué a las 7.30 AM a Zig Zag, pensando que al menos me serviría para conocer el edificio, diez para las ocho entré al edificio. Le mostré el telegrama al portero, lo miró y me dijo: “Suba al segundo piso”. (le mostré el telegrama) Repetí la acción con la Secretaria, quien me dijo: “Acompáñeme, Themo Lobos lo está esperando”.

Themo tenía un cubículo como en los bancos, el más grande entre varios. Me dijo que me sentara y luego habló: “Necesito un ayudante, tú cumples con el perfil del dibujante que necesito”. Quedé helado, estaba frente a uno de los GURÚES de esa época. Siguió: “Si me dices SÍ te contrato de inmediato”. (me dijo), la voz apenas me salió de la garganta, le dije): “Sí, acepto”. Cuando le iba a mostrar mi portafolio, él me dijo: “No, ya sé lo que haces. Vas a ser muy bueno”.

El sueldo que me ofreció era cuatro veces mayor que el del periódico, así que me quedé viendo lo que hacía Themo, quien me precisó: “Te voy a enseñar a hacer historietas. A mí me gusta hacer los guiones. Por eso estarás solo en las mañanas”.

Al día siguiente, en la mañana, me presenté a un funcionario de Administración, el que me pasó un contrato para firmar freeelance y los papeles del banco, ya que yo le tendría que firmar los cheques al equipo de Themo. Entonces el maestro me enseñó a diagramar páginas. Me pasó una original de las suyas y me indicó que copiara a NICK COBRE, un personaje de su cosecha. Además me pidió que hiciera una página a lápiz del personaje y me solicito que las páginas fueran con enfoques cinematográficos. Él los revisaba y me calificaba: vas bien, etc.

Me enseñó a usar la plumilla porque a él no le gustaba la línea a pincel, Fue un gran maestro y un muy buen amigo, aunque en una oportunidad nos peleamos un par de semanas.

Themo fue creador de historietas graciosas. Tenía gran cantidad de personajes como Alharaco, Máximo Chambónez, Ñeclito, Ferrilo y también dibujó a Mampato, Ogú y Rena.

A Themo le encantaba pintar con témpera sus dibujos.

https://www.firstcomicsnews.com/wp-content/uploads/2016/09/El-Rey-Del-Comics-Logo-600x253.pnghttps://www.firstcomicsnews.com/wp-content/uploads/2016/09/El-Rey-Del-Comics-Logo-150x63.pngMiguel OrtizColumnEl Rey del Comic
Desde los 13 años trabajé en El Diario Austral de Temuco como tres años. Luego, por recomendación de su Gerente de Publicidad (del Diario Austral), trabajé hasta los 18 años en Establecimientos Gejman como publicista de la tienda por Departamento, dirigida por su dueño Pedro Gejman. El tema es que...